Céline y Julie van a navegar en tomates podridos

Si se ve una película de Julie Delpy, a menudo se pueden esperar cuatro cosas: (1) Delpy interpretará a una francesa que (2) es guapa, inteligente, divertida, irascible y (3) está abiertamente exasperada con los hombres heterosexuales de su vida, todos los cuales (4) la encuentran simultáneamente magnética e igualmente exasperante. No cabe duda de que Delpy se ha desviado de este patrón con mayor o menor éxito a lo largo de su dilatada carrera, que es muy amplia; lleva actuando desde los 14 años y escribiendo y dirigiendo películas desde hace unas dos décadas. Pero muchos de sus papeles más memorables la sitúan en la idea de una mujer francesa brillante y enfurecida como un plato de bistec-frites, incluyendo a Celine en la trilogía Antes del amanecer y a Marion en su par de comedias románticas extravagantes y poco convencionales: 2 días en París y su secuela, 2 días en Nueva York.

Me encanta “2 días en París” porque muestra a Julie Delpy en su faceta más “Julie Delpy”, con su pelo rizado, su habla rápida, su movimiento frenético de manos y su hiperintelectualidad. Es todo sonido y furia, significando todo. En esta película independiente de 2007, relativamente infravalorada (ganó el premio Jacques Prévert du Scénario al mejor guión original y fue nominada al premio César al mejor guión, pero no recibió tanta atención fuera de Francia), interpreta a Marion, una fotógrafa francesa que vive en Nueva York con su novio hipocondríaco y neurótico Jack (Adam Goldberg). Los dos apenas se soportan, pero también es evidente que no tienen ni idea de cómo vivir separados. Hacen un viaje a Venecia para volver a una versión más agradable del amor, pero no lo consiguen; en su lugar, acaban en París, alojándose con los encantadores y vagamente locos padres de Marion (los padres de Delpy en la vida real, Marie Pillet y Albert Delpy) y tropezando con una serie de antiguos amantes de Marion a medida que descienden hacia una locura mutuamente inducida.

  Capazo plegable de viaje

El puente del Norte

Elogiada por la crítica como “delicada, misteriosa y excitante”, “una metáfora original y divertida para el visionado de películas y, quizás, para la historia del cine”, y nombrada “¡La película narrativa más radical y deliciosa desde Ciudadano Kane! La experiencia de toda una vida” por el crítico neoyorquino David Thompson, “Celine and Julie Go Boating” (1974) es todo lo anterior, pero ante todo es increíblemente divertida de ver. Este caramelo mágico cuenta la historia (o más bien juega con la historia) de dos amigas, Julie, una bibliotecaria y Celine, una maga. La película comienza un soleado día de verano en París cuando Julie sigue corriendo por el parque y perdiendo sus cosas por todas partes (una bufanda, un zapato

) Celine, al igual que otra niña en el campo inglés, un soleado día de verano había seguido a un Conejo Blanco en un mundo de su imaginación. Las dos niñas se hicieron amigas y pronto, con la ayuda de un caramelo mágico que induce a la memoria, ambas serán las observadoras y participantes de un extraño drama parecido a una telenovela que tiene lugar en una casa misteriosa. Se trata de dos mujeres increíblemente bellas, una rubia y una morena, que están enamoradas del mismo hombre. El hombre es un viudo con una hija pequeña que había prometido a su mujer que no se volvería a casar mientras su hija estuviera viva. Cuando la rubia y la morena se desesperan lo suficiente como para intentar hacer algo con la situación, les toca a Julie y a Celine idear el plan y rescatar a la joven. ¿Irán en barco? Bueno, habrá que quedarse con ellas durante los 193 minutos para averiguarlo. Sí, Rivette se toma su tiempo, pero su película nunca parece lenta ni aburrida. Juguetona pero complicada, loca y divertida, “Celine y Julie” es una película mágica. Me atrapó desde la escena inicial -que es, por supuesto, el capítulo inicial de “Alicia en el País de las Maravillas”- y nunca me soltó. Creo que a Buniel le encantaría esta película. También me recuerda a “Mullholand Dr” e incluso a “Persona” pero en modo absolutamente diferente. Sencillamente DELICIOSO.

  Viaje virtual a roma

Revisión del criterio de Céline y Julie sobre la navegación

Estamos 9 años más adelante en la trilogía de ‘Before’. Jesse nunca consiguió su vuelo de vuelta a Estados Unidos (en Antes del atardecer, la película anterior). Celine lo había capturado con su encanto. Y aquí están, como puede verse, junto a sus hijas gemelas dormidas en la parte trasera del coche.

La familia está de vacaciones en Grecia. El joven hijo de Jesse, Hank, de su primer matrimonio, ha estado de vacaciones con ellos. Jesse dice que necesita más contacto, y más cercano, con Hank. A Celine le preocupa que esto signifique que Jesse quiere volver a los Estados Unidos. Lo que podría significar que tendrán que separarse. Porque no hay manera de que ella deje Francia para ir a vivir a los Estados Unidos cerca de su (ex) “maldita esposa”.

Las tensiones matrimoniales entre Jesse y Celine se nos presentan mientras hacen el largo viaje de vuelta desde el aeropuerto. Es una forma conveniente de saber en qué punto de su relación se encuentran. Pero a los 13 minutos de duración, y visto desde la posición fija del parabrisas, este viaje se alarga.

Esa es su cara de rata de laboratorio. O podría ser su cara de orgasmo. Cínicamente, piensa que este es el camino que sigue la humanidad. Estar permanentemente estimulada para estar “encendida”, en un estado de perpetua autogratificación, pero sin sentido. Seres humanos atomizados como obsesivos del placer, adictos a la gratificación instantánea. Todo ello con sólo pulsar un interruptor o deslizar una pantalla.

Las 100 mejores películas experimentales

El punto común entre La Bande des quatre, La Belle noiseuse, Jeanne [la Pucelle] y Haut bas fragile: son películas sobre el cuerpo de los actores: en el escenario, en el estudio del artista, y luego con Jeanne con evidentes desafíos físicos: lucha, equitación, etc. Quiero filmar a los actores de arriba abajo, es como con las casas: los pies son tan importantes como la cabeza. Se podría decir que me gusta “filmar con los pies”.1

  Que significa soñar que viajas con tu ex

Haut bas fragile (Arriba, abajo, frágil, 1995) es el único musical de Jacques Rivette. Aunque muchas de sus otras películas tienen lo que podría describirse como elementos musicales, éstos funcionan menos en términos de música que de cuerpos llenos moviéndose dentro del artificio. Pero Haut bas fragile es un musical en el que todo se canta y se baila (aunque más encantadoramente torpe que los musicales de la MGM en los que se inspira) sobre tres chicas en París un verano, del 15 de julio al 15 de agosto.

La idea del musical comenzó con las actrices que tenía en mente para este proyecto: Marianne Denicourt y Nathalie Richard. Según una entrevista publicada en 1995 en Les Inrockuptibles, preguntó a las dos actrices si estaban libres en verano y ellas le dijeron que sí. Rivette recordaba que ambas mujeres tenían formación en danza: Denicourt en clásico y Richard en moderno. Así que, pensó Rivette, tenía sentido que se movieran. Ideó un musical influenciado por los pequeños musicales que la MGM rodaba en pocas semanas utilizando los decorados sobrantes de las películas, citando Give a Girl a Break (1953), de Stanley Donen, protagonizada por Debbie Reynolds y Bob Fosse, sobre tres chicas en la ciudad de Nueva York, y también las pequeñas películas de Charles Walters, de la MGM.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad